School Girl Secret: Capítulo 3

–        Chicas, debéis iros a los dormitorios o se os castigará.- una de las profesoras se acerca a nosotras y nos señala su reloj.´

–        Sí, señorita.- dice Miriam poniendo su cara dulce.

Nos metimos por uno de los pasillos y nos acercamos a ver unos carteles pegados en la pared.

–        ¡Sí! ¡Nos ha tocado a las tres juntas!- dice Oli abrazando a Miriam y a Laura con entusiasmo.

–        Oye, ¿yo dónde estoy?- digo sin encontrar mi nombre en la lista.

–        Aquí no está tu nombre, está en el cartel de “los nuevos”.

–        Ah…

–        Vamos a echarle un vistazo.- me dice Laura transmitiéndome ánimos.

–        A ver… ¡aquí estás! Compartes habitación con una tal Lidia y con… Lorena.- las demás miran a Miriam incrédulas y le echan un vistazo a las listas.

En ese momento pasa Ruth alegre.

–        ¡Hola! ¿Qué tal lo de las habitaciones?

–        ¿Quién es Lorena?- pregunto preocupada.

Ruth se para en seco delante mía.

–        ¿Por qué lo preguntas?

–        Es que comparte habitación con ella.- dice Oli mirándome.

–        ¿Cómo te han podido poner de pareja a esa zorra?- Dice Ruth molesta.

–        Modera esa boca, Ruth. Las paredes tienen oídos y luego dices que tú no eres la que empieza las peleas.

–        Pero es que…- en ese momento suena una especie de sirena y las chicas empiezan a retirarse a sus respectivas habitaciones.

–        Meli, nos tenemos que ir… mucha suerte, nos veremos mañana.- me dice Miriam.

 ———————————————————————————————

–        Eh… hola.- digo cuando entro en la habitación y veo a una chica tirada en una litera.

Me mira con indiferencia y se pone a ojear una revista. Intento hablarle de nuevo.

–        ¿Tú eres Lorena?- ignora mi pregunta.

Decido no insistir más. Cerca de la litera hay otra cama. Me acerco para dejar mi maleta.

–        Esa cama es mía.- dice con desprecio mientras se levanta.

–        Ah… es que como estabas tumbada ahí…

En ese momento aparece por la puerta una chica, de pelo color ceniza y ojos castaños.

–        Hola…- murmura tímidamente.

Las dos nos quedamos mirándola, lo que hace que se ponga aún más nerviosa.

–        A ver, vosotras dos: no sé ni me importa cómo os llamáis, sólo os digo que esta es mi habitación, y esa es mi cama.- dice mientras la señala.- Y si tenéis algún problema pues u os aguantáis u os largáis.- cuando acaba sale de la habitación dando un portazo. Me acerco a la chica.

–        ¿Tú también eres nueva?- asiente.- ¿Y cómo te llamas?

–        Lidia.

–        Yo soy Meli.- digo sonriéndole.

Post by: Mis ideales

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Historias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s