FAN FIC de “La llamada de los muertos” (Laura Gallego)

Bueno, es la primera vez que escribo un Fan fic… espero que os guste.
Algunas frases os sonarán porque he cogido algunas frases del libro.

ATENCIÓN SI NO TE HAS LEÍDO LA LLAMADA DE LOS MUERTOS DE CDLT, NO LEAS ESTO:
Spoiler: Lo que he escrito es qué le ocurre a Iris desde que Saevin cruza la Puerta hacia el otro lado, hasta el día en que todos se reúnen para ver a Dana ya anciana, todavía dormida. Siempre me pregunto qué le habría pasado a Iris después de eso, porque en el libro dice que Conrado y ella tuvieron su propia Escuela Very Happy

Pues allá va… Señoras y señores… aquí tenéis un fan fic muy mal escrito por una escritora muy mala

IRIS

“Entonces Saevin se volvió hacia los demás y les sonrió, y fue una sonrisa triste, de despedida.
Después, lentamente, dio media vuelta hacia el espejo.
– ¡Saevin, no!- chillé.
Corrí hacia él, pero el muchacho ya había traspasado el Umbral. La puerta se cerraba tras él.
<< – Adiós, pequeña Iris >> oí su voz, muy lejana.
Sollocé, quise seguirle, pero Jonás no me dejó. La puerta se cerró definitivamente.”

Hacía varios días que había sucedido y ya sabía que no había vuelta atrás. Sin embargo, esa imagen me perseguía en sueños y hacía que me despertara sobresaltada. Luego me pasaba toda la noche llorando.
Todos estos días los había pasado encerrada en mi habitación, sin ganas de hablar ni de ver a nadie, simplemente me quedaba mirando por la ventana.
Desde que Dana cerró los ojos y no volvió a despertarse, todos habíamos acordado que el mago consagrado, el elfo con la mirada salvaje ¿Cómo se llamaba…? Ah, Fenris, se ocuparía de la torre hasta que todo volviera “en cierto modo” a la realidad.
En ese momento alguien llamó a la puerta. Me puse mi túnica y me senté en la cama mientras me secaba las lágrimas.
-¿Se puede?
– Sí… – dije desanimada.
El pomo de la puerta giró y la puerta se abrió, dejando ver a Jonás con una sonrisa un poco forzada en los labios.
– Buenos días.- dijo mientras se sentaba junto a mí y me tendía una taza con leche caliente.
– Sí…
Jonás suspiró triste y me miró a los ojos.
– Escúchame, Iris. Sé que todo esto es muy difícil y que lo estás pasando muy mal, pero debes ser fuerte, todos debemos serlo. Sal de tu habitación, por favor, no estés así durante toda tu vida. No podrías soportarlo, ni los demás tampoco. Todo de ahora en adelante va a ser diferente, pero no hay que desanimarse.
– Yo ya soy diferente.- dije sin mirarle a los ojos.
Jonás me miró sin entender y yo me encogí de hombros. Nadie lo entendería. Ya no quería ser la chica tímida maltratada por sus padres. De ahora en adelante no me callaría, diría todo lo que quisiese sin tener miedo a los que me dirán
Jonás salió de la habitación y me tapé el rostro con las manos. Por mucho que lo intentara no podía soportarlo más. Ya no me quedaba nada, no tenía a Saevin, ni tampoco a Dana, que me ayudó en todo lo que pudo cuando llegué a la Torre.
En ese momento me vino a la cabeza una conversación que escuché entre Dana y Kai, y con un brillo de ansiedad en los ojos, cogí una cuerda y salí rápidamente de la Torre.
Cuando me adentré en el Valle de los Lobos, encontré un árbol con una rama bastante gruesa. “Soportará mi peso”, pensé decidida. Iba a hacerlo. Si yo moría , podría ver a Saevin y me quedaría con él para siempre.
Cogí la cuerda y me la pasé por el cuello. Me acerqué al árbol y fui a intentar a escalarlo, pero una voz detrás mía hizo que me quedara totalmente paralizada.
– Yo si fuera tú no haría eso.- Me di la vuelta asustada, y descubrí a un joven alto y delgado, de facciones serias y maduras y con la túnica rojo fuego. En cuanto le miré a los ojos me di cuenta de quién era: El joven que me salvó la vida.
– Sé lo que hago.- dije a la defensiva.
-¿Estás segura? No te saqué del Otro Lado sólo para que vuelvas a entrar en él.
– No lo entiendes, Conrado.- dije triste.
– ¿De verdad crees que él querría que murieras así?- Yo lo miré sorprendida y angustiada a la vez.- No me mires con esa cara de miedo, lo supe la primera vez que os vi. Creo que no se alegrará que hayas acabado con tu vida para estar con él.
-Pero…
-Iris. Te llamabas así ,¿no? Sólo tienes doce años, tienes una vida por delante. Quizás no tan buena como tú esperabas, pero algo tiene que haber, algún sueño o deseo que te retenga aquí.
Estuve meditando las palabras que Conrado me dijo, hasta que al final decidí quitarme la soga del cuello.
– Así me gusta.- dijo éste sonriente.- Me habías asustado. Uno va una mañana soleada a buscar nuevas especies de plantas y se encuentra con esto.- dijo mientras se sentaba en la hierba.
– ¿Es lo que te gusta hacer en tu tiempo libre?- dije intentando olvidarme de Saevin y un poco extrañada ante tal afición.
– ¿Acaso a ti no te gusta hacer algo diferente?
– Bueno, no sé lo que quiero hacer ahora mismo, pero cuando sea más mayor me gustaría crear mi propia escuela y formar a los aprendices. Pero no sé si podré…
-Estoy seguro de que podrás.- dijo convencido mientras me sonreía.
Yo sonreí y estuvimos un rato conversando hasta que se hizo de noche.
¿Cómo iba a saber que Conrado iba a ayudarme tanto? Desde ese día me ayudó en todo lo que pudo para poder conseguir ser maga consagrada, se convirtió en un gran amigo, un amigo muy especial, pero nunca llegó a ser algo más, mis ojos siempre estaban y estarían fijos en una sola persona.
Juntos conseguimos crear nuestra propia escuela y nos hicimos socios, y llegamos a estar casi a la altura de la Torre, aunque para mí ese sitio era especial, el comienzo de todo…
Un día, cuando ya habían terminado las clases en la Escuela y los aprendices se fueron a sus respectivas habitaciones, Conrado llegó a mi despacho corriendo y abrió la puerta con fuerza.
– Iris, ha llegado la carta- dijo nervioso.
– ¿Qué carta? ¿Quién la envía?- dije intentando recordar la última vez en que Conrado mostraba nerviosismo y ansiedad: era la primera vez.
– Pero…- Conrado puso los ojos en blanco.- ¿No te acuerdas? ¡Es una carta de Jonás, viene de la Torre!- Me levanté de un salto y abrí la carta echa un manojo de nervios.- Ya hace varias décadas de todo esto…

Era invierno y la nieve cubría el inmenso Valle de los Lobos.
Cinco personas nos habíamos reunido allí: Nawin, Fenris y su acompañante, Gaya, Conrado y yo.
Mis ojos se posaron en la Torre con una mirada nostálgica y triste, que intentaba ocultar esbozando una sonrisa dulce.
Salió a recibirnos Lis, la hija de Jonás y de Salamandra, de cabello rojo y ojos reflexivos, a la que había tenido la oportunidad de conocer cuando era tan solo un bebé.
– Lis.- saludó Conrado.- ¡Caramba, cuanto has crecido!
La chica nos saludó efusivamente y luego Jonás salió a la puerta de la Torre. Llevaba una túnica dorada y las canas comenzaban a percibirse en su cabello moreno.
– Jonás.- exclamó Conrado alegremente.-Los años te tratan muy bien…¿Puedes ser que conozcas un conjuro rejuvenecedor mejor que el mío?
– Tú no usas conjuros rejuvenecedores, Conrado.- dije sonriendo.- De lo contrario tendrías más pelo.
– ¿Qué tal va vuestra escuela, Iris?- me preguntó Jonás.
– Bien, porque yo mantengo los pies en el suelo. Pero aquí, mi socio no piensa más que en sus estudios de alto nivel…
– ¡Eh! Impresionamos al Consejo gracias a mis teorías sobre la existencia de pliegues temporales, sin eso no habría escuela, y lo sabes.
– Lo sé.- dije conciliadora.
Jonás nos explico para qué nos había llamado, nos contó con un atisbo de esperanza los que todos ansiábamos desde que ésta cerró los ojos. Nos dijo que se había movido.
Todos subimos las escaleras hacia sus aposentos y me detuve durante un instante en frente de la puerta de la antigua habitación de Saevin. Conrado me sujetó por los hombros.
Nos encontramos con Salamandra. Ésta se puso un dedo en los labios indicando silencio, y luego abrió la puerta.
Nos acercamos a la mujer anciana que estaba tumbada en la cama, totalmente sobrecogidos. Fenris se acercó a ella y se enjugó una lágrima indiscreta.
¿Tanto tiempo había pasado? Mis recuerdos eran tan frescos que parecía que todo eso era cosa de ayer.
En ese instante, los ojos azules de Dana dieron una mirada circular mirándonos a todos, y luego se detuvo en Fenris. Intentó hablar y Fenris se lo impidió. Dana negó con la cabeza.
– Has…ta … siempre.- logró decir en un susurro.
Y con un suspiro, su corazón dejó de latir.
Todos los allí reunidos nos quedamos en silencio, asumiendo lo que había acabado de pasar. Soltamos unas lágrimas, pero reflejábamos una pequeña sonrisa triste. Sabíamos que Dana acababa de conseguir lo que había estado anhelando desde que Kai se separó de ella.
Me asomé a la ventana y respiré hondo. Justo debajo se encontraba el dragón, que había cerrado los ojos al fin tranquilo y feliz. Suspiré y una lágrima recorrió mi mejilla.
<<- No os olvidaremos. Disfrutad del tiempo tenéis ahora los dos juntos. Cuídalos bien, mi querido Saevin. Algún día yo también tendré que pasar al Otro Lado, y entonces nuestras miradas se cruzarán, y ni una sola fuerza ni espíritu podrán arrebatarnos ese momento>>
Luego me reuní con los demás.

——————————————————

Muy lejos donde nadie le podía ver, Saevin contemplaba la escena después de despedir a Dana y a Kai, que ya habían cruzado la Puerta.
Sus ojos se fijaron en una mujer de pelo castaño y ojos tristes.
La mujer miró por la ventana y Saevin se emocionó cuando dijo esas palabras.
<< -Esperaré impaciente ese momento, pequeña Iris >> dijo sonriente.

 
 
POST BY BLANCA
Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Historias, Libros, Varios

6 Respuestas a “FAN FIC de “La llamada de los muertos” (Laura Gallego)

  1. Ana Azul

    No entiendo muy bien lo que es un fan fic pero no te ha quedado nada mal. Besos de sábado
    Ana

  2. Hola Ana, un Fan Fic (o Fan Fiction) es un relato escrito en prosa que un fan realiza sobre una obra. En este caso es sobre un libro de Laura Gallego, en el que cuento (inventándomelo claro está) lo que le ocurre a uno de los personajes del libro a partir de lo que ha escrito la autora y que no aparece en el mismo. (No sé si los he explicado bien :S )
    De todas maneras gracias por haberlo leído y por comentar 🙂
    Besos

    Blanca

    • pero lo de salamandra es verdad no ? al final se keda cn jonas no? esqe en el libro no dice exactamente asi. Pero el xico saevin dice de verdad eso de que esperara el momento en que se vean el e iris?

  3. Hey, acabo de leerlo!
    Me ha gustado mucho, siempre me gusto el perosonaje de Saevin…^^
    Besicos sevillanos! jaja

  4. eso que es eso de fan flic? n lo e entendido muy bienn jajaja. me a gustado muxo, paso eso al finall? cmo no lo pone en el libro… kien lo a escriitoo cmo te llamass xq laura n a sidoo noo..???

  5. responde me aa los otros dos comentarios vale. gracias me a encantadoo lo que as puesto pero saves que tendria que averr pasado que ya que es el guardian de las puestras ir a su esscuella por alguna puerta , o cn el espejo elfiko de shi-mae y verla alguna vez de vez en cuando aunke sean 5 minuto n cres? porque los dos se guStaban. ejje aunke el es el guardian de la puerta y podria entrar y salir cuando kiera no crees? contestame a mi tuenti o mi correo, si puede ser claro si nos pues aki bueno de todas maneras respondeme por Tuenti y por correo. mi tuenti: cristina clemente gimenez y mi correo: cristinetaxtv@hotmail.com pero mejor en el tuenti vale. besos wpaa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s